El alcance de la expiación

El deseo de Briana Cullimore de estar "sana" la llevó a una lucha continua con múltiples trastornos alimenticios y depresión. Ella habla de la lucha con sus padres por un plan de tratamiento, de cómo aceptar la necesidad de ayuda y del uso de la Expiación para ayudar a reparar su relación con los padres. Ha visto cómo su actitud cambiaba de la ira a la gratitud por sus pruebas y experiencias y ofrece una visión de por qué ciertos aspectos de la cultura pueden hacer que algunas chicas y mujeres sean susceptibles a los trastornos alimentarios.


¿Cuándo empezó tu trastorno alimentario?


Empezó el verano de 2011, antes de mi primer año de instituto. Había subido de peso en el invierno, lo que luego descubrimos que se debía a un problema de tiroides. Durante el verano hice ejercicio y comí sano para perder el peso. Después de perder la cantidad que había ganado en el invierno, me sentí bien, así que decidí seguir con la dieta. Con el tiempo empecé a llevarlo al extremo. Hacía ejercicio 3-4 veces al día y sólo comía proteínas y verduras. Alrededor del momento en que la escuela comenzó, mis padres se preocuparon porque estaba en un peso bastante bajo y mis pensamientos estaban completamente consumidos por hacer ejercicio y comer sano. Me volví paranoica con todo lo que comía y me volvía loca si comía cualquier tipo de carbohidrato. Además de eso, era una estudiante perfeccionista de 10 que tomaba clases difíciles en la escuela porque sabía que mi tercer año era importante para la universidad. Y estaba yendo a seminario por la mañana temprano. Tratar de equilibrar la escuela, seminario, entrenar para los deportes, hacer ejercicio y estar hiper-concentrada en lo que comía se volvió demasiado abrumador y arremetía contra mi familia porque tenía mucho en mi plato y en mi mente. Era un desastre emocional con terribles cambios de humor. Mis padres no lo permitían, así que decidieron que la única opción era ir a una clínica de trastornos alimentarios.


¿Tienes una opinión negativa de las clínicas de trastornos alimentarios porque sentías que te trataban mal, que no te escuchaban o simplemente tenías una actitud de "no me digas lo que tengo que comer, no me digas lo que tengo que hacer"?


Tengo una opinión negativa de las clínicas de trastornos alimentarios porque sentí que no tenían en cuenta mis intereses. En ese momento, no creía que tuviera un trastorno alimentario. No estaba ayunando, sólo comía sano y hacía mucho ejercicio. Así que me obligaron a ir a esta clínica en contra de mi voluntad. Cuando me tomaron los signos vitales iniciales, pesaba 95 libras (mido 1,70 m) y tenía una frecuencia cardíaca de 37. Querían ingresarme en el hospital porque decían que mi corazón podía fallar en cualquier momento. Obviamente, esto asustó a mis padres. Dejaron de escucharme y sólo hicieron caso a lo que la gente de la clínica de trastornos alimentarios les decía sobre mí. Nunca me incluyeron en las decisiones que se tomaban porque decían que pensaba de forma irracional debido al trastorno alimentario. Fue un milagro que los convenciera de que no me admitieran en el hospital y que, en cambio, me ingresaran en el programa ambulatorio intensivo.


Pero en las semanas siguientes siguieron creyendo que debía ir a un hospital y me amenazaban continuamente con enviarme allí si no aumentaba de peso rápidamente. No quería ir al hospital porque significaría que faltaría a la escuela, y no quería faltar a la escuela. Mi madre me dijo que tal vez tendría que repetir mi primer año. Como puedes imaginar, eso me molestó mucho y no era una opción en mi mente. Y eso hizo que la brecha entre mis padres y yo se hiciera más profunda. No sabía qué hacer porque las cantidades que debía aumentar antes de cada control eran cada vez más altas. Les dije a las personas de la clínica de trastornos alimentarios y a mis padres que iba a aumentar de peso, pero que quería hacerlo de manera saludable porque sabía que si comenzaba a comer de manera muy poco saludable, no podría parar. Pero nadie me creyó. Y eso es exactamente lo que acabó ocurriendo.



Durante las vacaciones de invierno me dijeron que si no ganaba una gran cantidad de peso

para la siguiente revisión, me ingresarían en Navidad. Así que empecé a darme un atracón. Comí horriblemente y comí una tonelada. Y cuando tuve mi revisión, me felicitaron por lo que había hecho. Querían que siguiera haciéndolo. Pero en ese momento, lo habría hecho de todos modos. La banda elástica se había roto, y mi vida nunca ha sido estable desde entonces. Porque cuando me rompí, todas las formas de autocontrol y fuerza de voluntad se rompieron con ella. Por lo tanto, culpé a la clínica de trastornos alimentarios por este nuevo trastorno alimentario que había desarrollado, por destruir cualquier forma de fuerza de voluntad que tuviera y por poner a mis padres en mi contra y convencerlos de que ésta era la única manera de mejorar.


Sé que eso es común, pasar de restringir en cualquier forma, es como si el péndulo oscilara hacia lo directamente opuesto a eso.


Sí, creo que es difícil pasar de restringir a comer lo que quieras tan rápidamente. Y yo sabía de ese péndulo, y expresé mi preocupación muchas veces a la clínica de desórdenes alimenticios y a mis padres, pero nadie creía que eso me pasaría a mí. La razón por la que me ponía de un humor horrible es porque quería comer esas cosas como rollos de canela y pasta y cereales. Pero mi autocontrol era increíblemente fuerte, así que me negaba a ceder a esos antojos. Pero la presión de volver a ganar peso tan rápido fue demasiado, y mis padres y la clínica me obligaban a comer esas cosas poco saludables. Así que me puse en marcha. Y me fui al extremo opuesto del espectro. Después de restringirme durante tanto tiempo, no podía dejar de comer cosas poco saludables.


A menudo, la comida, las drogas u otros comportamientos se utilizan como automedicación o mecanismo de afrontamiento de los factores de estrés o la ansiedad. ¿Qué crees que hay debajo de tu situación? ¿Has llegado ya a comprender el porqué?


Creo que para mí fue mi necesidad de sentirme en control de las cosas que estaban pasando. Soy perfeccionista y me resulta difícil no sentirme en control de las cosas que suceden a mi alrededor. No me gusta lo imprevisible. Había muchos cambios en mi vida y no me gustan los cambios. Con todo lo que estaba sucediendo y tal vez con entrar en un nuevo grado, y con un montón de grandes decisiones que vienen con la universidad y la mudanza, creo que la comida se convirtió en algo que podía controlar muy bien. La cantidad de tiempo que dedicaba a hacer ejercicio y a comer de forma saludable estaba directamente relacionada con los resultados que obtenía. Si me esforzaba, perdía peso. Me gustaba lo simple que era la ecuación. Me gustaba poder controlar lo que comía y cómo me ejercitaba porque era una de las pocas cosas que controlaba completamente.


Creo que los atracones se convirtieron en una especie de mecanismo de afrontamiento de la ansiedad. Cuando era anoréxica, estar muy controlada y saber lo que iba a pasar me ayudaba, porque así es como siempre he manejado mi vida. Pero cuando empecé a tener atracones se convirtió en este desahogo de "Sabes, estoy súper estresada y asustada por cosas, ahí está la comida". Siempre he sido muy golosa, así que me sabía bien y me hacía sentir mejor por el momento. Así que la comida pasó de ser una salida para el control a una muleta.


¿Cómo ha afectado tu trastorno alimentario a tu vida diaria, incluidas tus tareas escolares?


Cuando mi trastorno alimentario pasó de la anorexia a los atracones, sentí que una gran parte de mí, la parte estricta y rígida que podía controlar las cosas y hacerlas, había sido arrancada. Cuando esa banda elástica se rompió, no sólo se rompió con mi salud, sino con todo lo que hacía en términos de estilo de vida, mi perspectiva de la vida, mi tiempo y mi percepción de mí misma. Durante un tiempo traté de equilibrar ambos aspectos: el aspecto muy estricto de mi vida, que requería la máxima fuerza de voluntad, y este aspecto tan azaroso e imprevisible de mi vida, que era el resultado de no tener absolutamente ninguna fuerza de voluntad. Como perfeccionista, siempre había estado en la cima de las cosas, nunca obtuve menos de un 10 en la escuela. Sin embargo, después de un tiempo, finalmente no pude mantener el equilibrio entre ambas cosas, y terminé abandonando el semestre en mi segundo año de universidad. Toda la fuerza de voluntad se agotó por completo, y dejó de importarme la escuela. Sinceramente, pensé que nunca volvería. Mis padres se asustaron cuando descubrieron que no había ido a mis clases porque esto no era propio de mí. Ambos vinieron a Utah en distintas ocasiones para intentar que volviera. Pero en mi mente, sentía que no había ninguna posibilidad de reparar lo que se había roto. Mi estilo de vida anoréxico podía seguir siendo productivo, mientras que cuando me daba un atracón, era exactamente lo contrario.


Además, eso dañaba enormemente mi autoestima. Pasé de ser capaz de encajar en todo lo que quería a no poder encajar en nada. En mi momento de mayor peso, había engordado 34,5 kg. Eso es casi el doble de lo que pesaba antes. Estaba gorda y me avergonzaba de mi aspecto. Llevaba ropa holgada y no quería salir ni estar con otras personas. Estaba deprimida y frustrada por haber llegado a ese punto, por no tener fuerza de voluntad y por no sentirme en absoluto valorada.


¿Cómo afectó a tu espiritualidad y a tu relación con Dios?


Afectó mucho. Todo el tiempo que estuve en este viaje estuve muy frustrada con Dios. No entendía por qué me hacía pasar por esto. Probablemente más con los atracones, porque con los atracones vino una depresión muy severa. En los últimos cuatro años he subido y bajado mucho de peso, pero cada vez que empiezo a tener atracones de nuevo y tropiezo, tengo estos momentos en los que siento que no puedo hacerlo más. Sentía que Dios no respondía a mis oraciones y no me ayudaba cuando sentía que estaba haciendo todo lo que debía hacer. Así que cada vez que tropezaba, me alejaba más y más de la iglesia y empezaba a cometer más y más errores que me impedían sentir el espíritu. En varios momentos dejé de ir a la iglesia porque no sentía que obtuviera ningún beneficio por ir. Pensé, para qué voy a ir a la iglesia y hacer cosas buenas si sólo voy a tener que seguir lidiando con la misma prueba. Dejé de confiar en el Padre Celestial y sólo caí en un patrón vicioso de más pecado, depresión y más distancia de Él.


¿En qué momento se dio cuenta de que necesitaba ayuda?


Me sentía muy deprimida y desesperada. Tenía una relación tan mala con la comida y, sinceramente, no sabía qué más hacer. Me había humillado por completo y no me quedaba nada de orgullo. Sabía que otras personas habían recibido ayuda del Padre Celestial, por lo que pensé que no podía hacer daño intentar una vez más. Así que le entregué todo mi corazón y le pedí ayuda. No podía seguir viviendo así.


¿Qué has aprendido durante este proceso?


He aprendido mucho sobre la naturaleza de las pruebas y he podido comprender el verdadero alcance de la Expiación. Me he vuelto más empática con las cosas por las que pasa la gente. He experimentado la frustración, la vergüenza, la desesperación, el dolor y la culpa. Ha cambiado mi forma de ver a los demás y me hace apreciar más a los que han superado momentos difíciles. Aunque estos últimos años han sido extremadamente difíciles, me han hecho ser quien soy hoy.


Siempre pienso en esa escritura en la que Eva habla de que, si nunca experimentamos el dolor, nunca podríamos experimentar la alegría y la felicidad, y eso es tan cierto. He pasado por mis peores momentos, y por muchas cosas negativas, pero en consecuencia, puedo apreciar ciertas cosas de la vida que he dado por sentadas durante mucho tiempo. Me he vuelto mucho más agradecida por lo que me han dado y por las personas que han entrado en mi vida. He sido capaz de notar las tiernas misericordias en mi vida mucho más. Cuando oro, a veces llego a emocionarme porque podría haber estado en una situación en la que hubiera tenido un juicio completamente diferente, y no sé cómo lo habría superado. Es asombroso para mí lo mucho que el Padre Celestial conoce a cada uno de nosotros.


¿Qué ha aprendido sobre la expiación?

He adquirido un testimonio mucho más fuerte de la Expiación a lo largo de todo este proceso. Creo que lo que más lo fortaleció fue experimentar el poder habilitador de la Expiación. Antes sólo pensaba en la Expiación cuando pecaba y necesitaba arrepentirme. Pero, debido a la experiencia del trastorno alimentario, me di cuenta de que estaba reteniendo mucha ira, frustración y culpa. No podía reparar completamente la relación con mis padres porque aún no podía perdonarlos por las cosas que pasaron en la clínica de trastornos alimentarios. Se habían disculpado muchas veces y sabía que se sentían realmente mal y que deseaban haber manejado la situación de otra manera. Me sentía mal porque quería perdonarlos, pero seguía culpándolos por la situación en la que me encontraba, lo que significaba que no la había superado. Había estado rezando para poder dejar de lado esa amargura.



Me pidieron que me preparara para dar una charla durante la Semana Santa pasada. El tema era la Expiación. Mientras investigaba el poder habilitador de la Expiación, empecé a emocionarme mucho porque me di cuenta de que así era como debía aliviar esa carga de ira hacia mis padres, así como la carga de culpa que continuamente me impongo cada vez que cometo un error. Cristo sufrió por nosotros para poder quitar nuestros pecados. Si nos arrepentimos, se lo entregamos a Él. Pero eso significa también entregarle la culpa que sentimos y la ira que podamos tener hacia otras personas. Cristo sufrió para que nosotros no tengamos que sufrir. Entonces, ¿por qué estoy forzando esta carga sobre mí misma cuando hay alguien que quiere llevarla por mí? Fue una gran revelación para mí y me permitió avanzar de verdad.


Sé que todavía estás en el proceso, pero ¿Cómo has encontrado la curación a medida que avanzas?


Una de las cosas más importantes es que sigo diciéndome a mí misma que esto es un proceso. La vida es realmente un viaje, por muy cliché que sea decirlo así. En el pasado, si cometía un error y me daba un atracón un día, me decía "bueno, lo arruiné" y me daba un atracón el resto de la semana. Creo que eso era como castigarme por las cosas que hacía. Ahora me consuela el hecho de que todavía tengo una larga vida por delante. Si un día meto la pata, es un día, y puedo seguir volviendo al camino. La expiación ha sido muy importante para poder olvidar las cosas del pasado y seguir adelante. Me ha reconfortado mucho pensar en cómo puedo ayudar al Señor con estos dones que me ha dado, y cómo debo ayudar a otras personas. Tal vez en el pasado pensaba que sería bueno tener el peso que quiero y no tener una relación malsana con la comida, pero eso era más bien una razón egoísta. Ahora quiero ayudar a otras personas con las cosas con las que luchan, y no puedo hacerlo hasta que ponga mis cosas en orden.


¿Qué consejo les daría a las chicas que podrían estar luchando contra un trastorno alimentario? ¿Cree que hay algún aspecto cultural particular de la iglesia que predisponga a las chicas a los trastornos alimentarios?


Creo que dentro de la cultura de la iglesia, hay un esfuerzo por la perfección, o por hacer que parezca que alguien es perfecto. A menudo no nos gusta admitir que estamos luchando con algo y nos hacemos pasar por que todo está bien. No me gusta admitir que hay algo malo en mí. Pero guardarse todo dentro no ayuda a nadie. Admitir que necesitas ayuda te da la oportunidad de obtenerla y le da a otra persona la oportunidad de ayudarte. Y si te miran de otra manera, entonces es su problema y no el tuyo. Me ha llevado mucho tiempo llegar al punto en el que me he dado cuenta de que tengo que dejar de preocuparme por lo que los demás piensen de mí y por si me miran de forma diferente en función de las cosas con las que lucho.


Además, una de las razones por las que se nos dan pruebas es para que podamos crecer y para que podamos ayudar a los demás. Y una de las mejores maneras de ayudar a los demás es compartir tu experiencia y cómo fue que la superaste. He sido tan bendecida por tener el evangelio en mi vida para darme esta perspectiva única y eterna sobre las pruebas. Me da el propósito de seguir evolucionando y de seguir mejorando. Si tuviera algún consejo que dar a las personas que pudieran estar luchando contra un trastorno alimentario, sería que se mantuvieran cerca de su Padre Celestial durante todo el proceso. Nuestro propósito en esta tierra es mostrarle al Padre Celestial que, independientemente de lo que estemos atravesando, seguiremos estando cerca de Él.

El Padre Celestial quiere ayudarnos, pero no puede hacerlo a menos que le pidamos ayuda.


Un poco ella:


Nombre: Briana Cullimore

Edad: 21

Vive en: St. Louis, Missouri

Estudios: Estudiando enseñanza de estudios sociales en BYU

Himno favorito: "Si a Kolob pudiera ir"


Entrevista original de The LDS Women Project

Traducida al español por Refugios Fuertes



24 views