Encontrar empoderamiento en la recuperación

Updated: Dec 9, 2021


Sara Walker está trabajando para convertirse en terapeuta para ayudar a las mujeres que atraviesan su propio proceso de recuperación de la adicción de sus maridos a la pornografía.


Sara Walker



Por favor preséntese y presente su situación.


Mi esposo y yo llevábamos casados ​​tres meses cuando me dijo que había estado mirando pornografía. Ahora llevamos casados ​​casi veinte años. A medida que avanzaba nuestro matrimonio, me contaba un poco y ocultaba el resto. No fue hasta que tocó fondo en 2016 que me confesó completamente a mí, al obispo, todo lo que había hecho, que pudo avanzar. Me sentí tan sola, perdida, desesperada cuando estábamos lidiando con eso al principio de nuestro matrimonio. En ese entonces, era realmente difícil encontrar recursos y la mayoría de la gente no hablaba del problema. Se habla más del tema ahora, pero todavía no mucho. Fue solitario y duro. No quiero que otras mujeres sientan que tienen que lidiar con esto solas porque no es así. Hay libros, grupos en línea.


La gente empieza a darse cuenta de que la pornografía no es saludable. Durante mucho tiempo se ha promovido como una forma saludable de lidiar con la sexualidad. No es nada saludable. La sociedad finalmente está empezando a darse cuenta de eso.

Por eso hablo de ello: no quiero que la gente se sienta sola. También quiero que los adictos sientan que pueden hablar de ello. Cuando mi esposo está mejorando en su recuperación, es cuando puede hablar de ello y no se siente solo. Encontrar un grupo de recuperación para él fue realmente beneficioso de esa manera.


Hay poder en hablar y no esconderse. En la Biblia, al principio, cuando Dios y Cristo estaban creando la tierra, Dios dijo: "Hágase la luz". Hay tanto poder en lo que decimos y en cómo hablamos, es importante aprender a hacer eso de una manera saludable sobre este tema.



¿Cómo aprendiste a hablar de ello de manera saludable?


Me uní a un grupo llamado WORTH - Women Of Rebirth and Therapeutic Healing - parte de una organización más grande en Utah llamada Life Changing Services (LCS). Fue aquí donde pude contar mi historia por primera vez en un espacio “seguro” con otras personas que lo entenderían. Encontrar un grupo que permita procesar los aspectos de una manera saludable es vital para la recuperación de las mujeres.


Después de haber estado con ellos durante aproximadamente 18 meses, trabajé como su coordinador de admisión. Existe un proceso de admisión para asegurarse de que las mujeres estén lo suficientemente saludables como para participar en la terapia de grupo. Escuché cientos de historias de mujeres que lidian con todos los diferentes aspectos del problema. Algunas mujeres no sabían que su esposo tenía un problema hasta que llegó la policía y se llevó su computadora y su esposo a la cárcel por pornografía infantil. Otras mujeres descubrirían problemas cuando fueron al médico y descubrieron que habían contraído varias enfermedades. Historias como estas son desgarradoras y no infrecuentes. No todas las mujeres o los matrimonios se enfrentan a este tipo de problemas, muchos han descubierto cosas accidentalmente. Por favor, no piense que su historia no es tan extrema como estas y no vale la pena contarla o buscar una recuperación.

Actualmente soy un estudiante de último año en BYU-Idaho estudiando ciencias del matrimonio y la familia con la esperanza de obtener un doctorado en psicología. Quiero entender la adicción y el trauma de la traición a nivel clínico para poder seguir hablando y ayudando a los demás.



¿Tiene la intención de convertirse en terapeuta eventualmente?


Me gustaría ser terapeuta, pero también enseñar e investigar. El campo de estudio de la adicción es todavía algo nuevo. Cuando Alcohólicos Anónimos lanzó el programa de 12 pasos, fue fundamental para los adictos. Antes de eso, la adicción se había tratado como una enfermedad mental y, en algunos casos, la enfermedad mental puede desempeñar un papel. Pero ahora hay mucha investigación sobre el tratamiento de la adicción de manera más integral. A medida que quienes luchan con la adicción superan la vergüenza y las malas relaciones interpersonales, pueden encontrar la curación.


Claramente, todavía queda mucho por aprender considerando que las tasas de reincidencia pueden llegar al 90%, dependiendo del tipo de adicción. Lo que los investigadores están estudiando es cómo prevenir una recaída. Realmente es un cambio de vida. Una persona con adicción tiene que cambiar toda su vida. Los 12 Pasos tienen éxito porque crean conciencia. Están encontrando más formas de ayudar a las personas con eso, pero hay mucho más que se puede aprender y hacer para ayudar a la recuperación.



¿Qué le diría a alguien en la situación de saber que su cónyuge es adicto a la pornografía?


Encuentra a alguien de confianza con quien hablar. Empiece a investigar en línea: busque un grupo, busque un terapeuta. Consigue la ayuda que necesitas. No estás loca, no estás sola.


Eso no significa necesariamente ir al obispo. Por mucho que me gustaría enviar gente al obispo, muchos obispos luchan por comprender el trauma de traición que atraviesa una mujer. Los obispos generalmente no son terapeutas capacitados y pueden cometer errores y dar pasos en falso al ayudar a las mujeres a lidiar con la traición. De hecho, hice un podcast sobre esto con Leading Saints (anteriormente Leading LDS). Quiero que las mujeres comprendan que al buscar ayuda para el trauma de la traición, es importante obtener asistencia profesional. Cuando busque al obispo, busque una bendición del sacerdocio o ayuda temporal si es necesario. Pero también vaya a un terapeuta o busque en línea comunidades que tengan los recursos y la capacidad de ayudar. SANON, SA Lifeline, Bloom for Women y el grupo WORTH tienen ayuda en línea.


Muchas mujeres dicen que se sienten locas, nadie les cree. Hay un término, “hacer luz de gas”, que sucede. Es cuando una persona trabaja para hacer que la otra cuestione su realidad. A menudo, el adicto siente culpa y mucha vergüenza, por lo que hace que la esposa se sienta loca cuando le señala cosas. La esposa podría decir algo como: "No somos tan cercanos como éramos, no me hablas, qué está pasando". El esposo cambiará las cosas y señalará que no es culpa suya, etc. Ni siquiera lo hacen intencionalmente, es un mecanismo de defensa para ellos.


Por favor, manténgase firme en su verdad y busque ayuda de recursos externos capacitados.



¿Qué siente una mujer en todo esto?


Está sintiendo muchas cosas: abrumada, ansiosa, con mucho peso sobre ella, sobre su cabeza y no sabe cómo lidiar con las cosas. A menudo puede entrar en lo que llamamos modo de supervivencia. La soledad también es poderosa. Cuando hay adicción presente, la persona con la adicción abandona gran parte de la vida normal. El cónyuge tiene que asumir dos roles y puede sentirse muy pesado y solo.


Muchas mujeres atraviesan lo que se llama trauma de traición: pueden experimentar muchos síntomas similares a los del trastorno de estrés postraumático (TEPT). Si una mujer busca ayuda profesional, se le puede diagnosticar trastorno de estrés postraumático. Se recorre toda la gama con un esposo que todavía es una buena persona y que intenta ser amable, pero lidia con la adicción, con un esposo que es abusivo y finalmente lo llevan a la cárcel. Dependiendo de dónde se encuentre su cónyuge y dónde se encuentre usted, pueden existir todos los sentimientos.


Cuando intenta recuperarse, lo primero que debe hacer es establecer una conexión con Dios. Eso puede ser realmente difícil porque puedes sentirte traicionado por Dios. He sentido y escuchado a otras mujeres decir cosas como: "Sentí que se suponía que debía casarme con él, ¿por qué Dios querría que me casara con él si supiera que esto sucedería?" Tuve que luchar contra estos sentimientos y llegar a renegociar mi relación con Dios. Puedo decir que aunque esto ha sido LO más difícil por lo que he pasado, ahora que estoy en “el otro lado”, también puedo decir que ha sido una de las MEJORES cosas que me han pasado. He llegado a comprender a Dios y la Expiación a un nivel mucho más profundo y personal que antes.



¿Cómo lidió personalmente con ese sentimiento de estar solo y desconectado de Dios y de su esposo?


Tuvimos que pasar por un consejo disciplinario y mi esposo fue expulsado por un año. Cuando fui a la iglesia, algunas veces tuve que levantarme e irme. Parecía que las cosas que decían los demás eran tan cliché y trivial. Salía a mi coche y lloraba. Me sentí tan sola, frustrada y enojada. Realmente tuve que eliminar los clichés y los dichos triviales y llegar a comprender los principios del Evangelio.


Aquí es donde aterricé y cómo veo las cosas actualmente. Estoy de acuerdo con decir que mi fe está evolucionando y creciendo, y en unos años tal vez lo entienda de manera diferente. Pero por si sirve de algo, este es mi objetivo actual. Sabemos que Dios es omnisciente, lo sabe todo. Debido a que Él es omnisciente, la gente suele decir que Dios sabía que esto me iba a pasar a mí y que Dios sabía que mi esposo sería un adicto a la pornografía. No quiero decir que no sea cierto, pero así es como lo he aceptado. La vida es como una montaña. Dios se sienta en la cima y tiene una vista clara de la montaña. Nuestro objetivo en la vida es llegar a la cima de la montaña donde está Dios. Nuestra agencia nos permite elegir el camino hacia la montaña. Dependiendo del camino que elijamos, tendremos ciertos obstáculos que superar. Otras personas que suben a la montaña pueden tomar decisiones que derriban rocas, puede soplar una tormenta de nieve, la niebla puede encerrar nuestro camino, etc. Algunas cosas pasan porque otras personas eligen mal y eso nos afecta. Pero algunas cosas suceden simplemente como parte de la vida en esta Tierra. Dios lo ve todo y está dispuesto a ayudarnos a superar los obstáculos. Solo tenemos que acercarnos a Él y estar dispuestos a cambiar de rumbo o superar el obstáculo. Dudo en decir que Dios sabía que mi esposo iba a tomar decisiones realmente malas que serían tan dolorosas. Creo que Dios vio el camino en el que estaba mi esposo y supo cuáles podrían ser algunos de mis obstáculos a causa de él.



¿Qué principios y doctrinas del Evangelio fueron más importantes para usted en este proceso de recuperación?


La primera tarea es llegar a comprender que Dios te ama, está consciente de ti, que quiere ayudarte.


La segunda cosa que es realmente importante que las mujeres entiendan es que debido a que nuestro cónyuge tiene su albedrío, no podemos hacer que se mejoren por oración. Sé que casi todos ustedes lo han intentado.


Solía ​​tratar de hablar con mi esposo sobre la recuperación. Hacía sugerencias y, a menudo, mentía a los demás para cubrir su mal comportamiento. Finalmente me di cuenta de que literalmente no había nada que pudiera hacer para ayudarlo. Fue una realización realmente dolorosa. El Padre Celestial me ayudó a darme cuenta de que no podía controlarlo porque eso le quitaría su albedrío. Y no necesitaba otro Salvador. Él ya tenía uno. Cuando me di cuenta de todas las implicaciones de eso, solo lloré por un buen, largo tiempo. Luego tuve que confiar en que Dios cuidaría de mí y de mis hijos, independientemente de lo que mi esposo eligiera hacer.


Eso me puso en un camino de recuperación y descubrimiento personal: necesitaba ordenar mi vida de la forma en que Dios quería que se ordenara. Si mi esposo optaba por recuperarse y acompañarnos, era bienvenido. Si no lo hizo, ese ya no era mi problema para tratar de resolverlo. Aprendí a concentrarme en aquello sobre lo que tenía control en mi vida. Si no han leído 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen Covey, se los recomiendo encarecidamente.



¿Cuál fue su siguiente paso después de llegar a esas realizaciones?


Sentí que necesitaba volver a la escuela. No lo sabía, todavía no sé lo que hará mi esposo. Puede regresar y tener una recaída. Puede elegir algo que sea perjudicial para nuestro matrimonio. Hemos hablado sobre los límites y lo que sucederá si elige ciertas cosas. Estoy realmente concentrada en lo que Dios quiere que haga en esta vida: prepararme para cuidar de mí y de mis hijos si se trata de eso. Odio llamarlo autosuficiencia, pero eso es realmente.


Maurice Harker, el director de LCS, tiene una analogía de las mujeres pioneras en los primeros días de la Iglesia. Imagina que eres una de las mujeres que van a expulsar de Nauvoo y que tu marido es un vagabundo. Si él no está haciendo su parte, si cree que traerte un leño para el fuego es suficiente, no le dejas entrar en el carro. Tu objetivo es llegar a Sion. Si elige participar en la caminata total y completamente como un socio, ir a Sion será mucho más fácil. Si no lo hace, debes estar preparado para hacerlo sola. Eso es realmente difícil, especialmente en nuestra cultura. Sé que muchas mujeres (miembros en general) luchan con esa idea. Si leen Siete hábitos, encontrarán los principios de independencia e interdependencia. Eso es vital para comprender este aspecto.



Estoy seguro de que eso es diferente para cada pareja, tanto el camino hacia la adicción como el camino hacia la recuperación.


Muchos de estos muchachos son realmente buenos muchachos que luchan contra la adicción; el psicólogo que hay en mí puede ver la situación de mi esposo. Tiene muchos problemas propios con los que tiene que lidiar. Cuando las personas comienzan a recurrir a la adicción, cortan la conexión y la empatía. El problema de casarse con alguien que está luchando contra la adicción es que están atrapados en el nivel emocional de cuando comenzó la adicción, digamos alrededor de los 15 años. Tienen que comenzar a desarrollar la conexión y la empatía por sí mismos para ponerse al día como encuentran la recuperación.


Mi esposo ha estado trabajando en su propia recuperación y le hablo de las cosas que estoy aprendiendo. Cuando no tiene cerebro adicto, entiende de dónde vengo. Ha tenido períodos más prolongados de sobriedad, así que no me lo reprocha. Pero he tenido que aprender a no ser su terapeuta ni su entrenador. Durante mucho tiempo asumí el papel de rescatador, pero ya no puedo hacer eso y él tiene que aprender a rescatarse a sí mismo. Tiene mucho que madurar y lo está aprendiendo porque es una buena persona que lucha contra una adicción. Puede enojarse con los límites, pero entiende por qué están ahí. La parte más difícil de los límites para mí es sentirme justificado para mantenerlos. Me gusta tratar de convencerme de no mantenerlos porque...


Comprender e implementar límites saludables es otro aspecto realmente importante de la recuperación.



¿Puedes explicar un poco más sobre los límites y no ser un rescatador? Eso parece algo bastante común cuando alguien intenta ayudar a su cónyuge a superar un desafío.


El triángulo dramático de Karpman es un ciclo de interacción social que existe desde la década de 1960. Los tres puntos son rescatador, víctima y perseguidor. Tengo entendido que en el ciclo, el adicto actúa como víctima de la adicción. La esposa lo ve como un perseguidor; él me está haciendo estas cosas a mí, a nuestra familia. Luego, las mujeres adoptarán una mentalidad de rescatador para rescatar a sus familias. Cuando lo intentan, el adicto ve al rescatador como un perseguidor. "¿Por que eres tan malo conmigo?" Nunca ganarás si te quedas en el ciclo en cualquier lugar. No importa.


Tienes que entrar en el triángulo del empoderamiento. El triángulo del empoderamiento es entrenador, retador y creador. No sé si me encantan todos los aspectos del triángulo del empoderamiento, pero me encanta la parte del creador. Cuando establezco límites saludables, estoy creando seguridad para mi familia y para mí si eliges la adicción. Estoy creando un límite para reforzar que no puedes comportarte de esta manera y evitar las consecuencias. El adicto tiene que chocar contra esos límites para empezar a querer cambiar. Un rescatador borra los límites y se convierte en un facilitador.


Es fácil quedarse atrapado en el triángulo del drama. Eres un perseguidor o una víctima de su comportamiento. O queremos que nos rescaten cambiando. Eso no sucederá, porque todavía no son capaces de hacerlo y, en general, ser rescatados es ... bueno, ese es el trabajo del Salvador. Jesucristo nos salva. Cuando buscamos a alguien más para rescatarnos, en términos generales, eso no es saludable.



Esa es una forma interesante de devolver esto a confiar en Dios en nuestros desafíos.


En el Libro de Mormón, dice que Dios es un co-creador y quiere crear con nosotros, no para nosotros. En Éter 2:23, el Señor le pregunta al hermano de Jared: "¿Qué quieres que haga?" Hizo lo mismo con Nefi construyendo el barco. Dios le muestra los planos, pero Nefi tiene que ir a buscar el mineral, construir los fuelles y fundir el mineral para hacer las herramientas necesarias para incluso poner en marcha el barco. Dios es un co-creador. Si queremos co-crear con Él, no podemos seguir siendo una víctima. No es que Dios no envíe personas para ayudarnos, lo hace, pero no con una mentalidad de rescatador.

Muchas mujeres no se sienten muy empoderadas y realmente necesitan sentir que tienen el poder de hacer algo con sus vidas. Por eso es importante hablar sobre la adicción a la pornografía y la recuperación como cónyuge de alguien con ese desafío. No de una manera que calumnie a su esposo, o para que la gente lo vea como una víctima. Necesita buscar ayuda para usted mismo. Sheri Dew dijo que Dios quiere un pueblo poderoso. A pesar de que hemos tenido una situación horrible, todavía podemos ser poderosos en esa situación.



Recursos:

Entrevista de Sara Walker con Leading Saints

Entrevista con Rhyll sobre The Mormon Women Project

Bloom para las mujeres

El traicionado, el adicto, el experto

SA Lifeline

Servicios que cambian la vida

WORTH grupo

S-ANON


Libros:

¿Qué puedo hacer por mí? por Rhyll Croshaw.

Tratando el trauma de la traición sexual por el Dr. Kevin Skinner

Límites por el Dr. Henry Cloud y el Dr. John Townsend



Edad: 43

Ubicación: Amity, Oregon

Historial marital: Casada

Niños: 5

Ocupación: mamá, estudiante, maestra


Entrevista producida por: Trina Caudle de The LDS women project

Publicada: 6 de julio de 2020

Traducida por: Refugios Fuertes

248 views

Recent Posts

See All