20 Cosas que me enseñó la Maternidad

Updated: Dec 9, 2021

Desde chiquita siempre supe que quise ser madre. Tengo la gran bendición de haber podido tener 5 hijos, pero aunque yo tenía muchas ganas de ser madre, sabia muy poco del tema.

Hoy les cuento 20 cosas que aprendí desde que soy madre.


1. El lavarropas come medias

Enserio. ¿o si no, donde están todas las medias que me faltan? ;)

2. El valor del minimalismo A mí me gusta disfrutar de un espacio amplio y la tranquilidad. Creo que cuanto menos cosas una tenga, más paz se tiene porque hay menos cosas para ordenar y limpiar.


Cuando una tiene hijos, las cosas en la casa se multiplican y aprender a "poseer" menos es indispensable!


3. No puedo complacer a todos en la cocina Lo que a uno le gusta al otro no le gusta. Yo ahora simplemente cocino y se come lo que hice. Probarlo es obligación, comerlo todo no. Aunque suene demasiado sincero, he aprendido que si no lo comen es su problema y se quedarán con hambre por un rato. Asi aprenden ellos mismos que les conviene comer.

4. Mi amor por el silencio Me acuerdo ser soltera y "buscar" sonido si había mucho silencio. Ahora es al revés! 5 hijos producen mucho ruido. Por ejemplo, me gusta levantarme a las 5 de la mañana cuando todos duermen para estar sola en silencio, o salir a caminar a lugares donde no hay nadie.


5. No juzgar

Todas esas cosas que cuando yo era joven pensé que no iba a hacer, probablemente las hice todas.

Una nunca entiende completamente porque otras mujeres hacen ciertas cosas hasta que le pasa a una misma.

6. Siempre me voy a preocupar por mis hijos Definitivamente les tengo confianza, pero siempre me voy a preocupar de que estén bien, donde sea que estén.

7. Voy aprendiendo mientras que pasan las cosas Siempre hay etapas nuevas a la que todavía no estoy preparada o no sé que hacer. Voy aprendiendo y desarrollándome a medida que se necesite.

8. Me encanta dormir

Me acuerdo teniendo 17 años y pensando que yo cuando sea adulta nunca me iría a dormir a las 22:00 horas. Ahora son las 21:00 y se me apaga el cerebro literalmente.


9. Los hijos perfectos no existen Amo a mis hijos inmensamente. Cada uno tiene diferentes talentos y también diferentes debilidades.

10. Todos los bebes son diferentes Mi segunda hija se despertó dos a tres veces por noche por los primeros once meses, mi tercer hijo durmió toda la noche desde las tres semanas. A mi cuarto hijo no le gusta comer casi nada, a mi quinto hijo le gusta todo. Hasta el limón con cascara (sin hacer caras raras).


11. El trabajo de una madre nunca termina. Siempre hay algo más de ropa para lavar o algún libro más para leerle a alguno, un abrazo más que alguien necesita o algo más que yo tengo que aprender para ser mejor mamá.

12. Soy más fuerte de lo que pensaba Un simple ejemplo de esto, es que antes de ser mama le tenía mucho miedo a las arañas. Ahora soy yo la fuerte que tiene que aparecer cuando mis hijos le tienen miedo a una araña. Y soy yo la que ayudo cuando ellos están tristes por otras cosas.

13. Lo que hago es más importante que lo que digo Cuantas veces me han dicho:

-Ma, pero vos "hiciste..."

-Oops!

14. Cuanto amor puede dar mi corazón Después de tener a la primera pensé, "¿cómo es posible amar a otro bebé tanto como a la primera?", ¿Y qué paso?, mi corazón se agrando y amo a la segunda tanto como a la primera. Lo mismo paso con cada uno de mis hijos. Cada vez que nació uno, mi corazón creció y mi capacidad de amar inmensamente a cada uno de ellos también.

15. La capacidad de sentir asco disminuyó Después de haber cambiado literalmente miles de pañales y que me haya ensuciado con

toda clase de cosas, la verdad es que ya nada me da asco.


16. Las cajas son más divertidas que muchos juguetes Cuanto más grande la caja, mejor.

17. La lucha de peinar el cabello Cuando no tenia hijos pensaba que lindo que sería hacerles peinados bonitos. Nunca me hubiera imaginado que harían tanta drama de chiquitas al ser peinadas.

Igual tengo que aclarar que ahora que son mas grandes (10 y 12 años) va mucho mejor. Ahora si les gusta que yo les haga sus colitas aunque yo les explique que tienen que saber hacerlas ellas mismas también.


18. Esto también va a pasar ¡Todo pasa! Lo hermoso y lo difícil. Es una consolación y una tristeza al mismo tiempo.

19. Me tengo que cuidar a mí misma primero Al principio pensé que lo mejor era dar todo de mí y que el cuidado de otros tenia que venir antes del mío. Después de unos años aprendí que puedo cuidar a los otros mejor, solo si me cuido a mi misma primero.

20. El amor infinito que el Padre Celestial tiene por mí Ahora que veo a mis hijos como madre, entiendo mucho mejor el amor que mi Padre Celestial tiene por mí. También Su ayuda, apoyo, paciencia y entendimiento por mis errores. Cuando mi bebe se cae al intentar caminar, yo no pienso "que tonto, ¿porque se cayó?" Se que es parte de su preparación y experiencia para poder empezar a caminar. Estoy segura que nuestro Padre Celestial nos ve de la misma manera, con perfecto entendimiento y amor cuando cometemos errores.

Dejanos tu comentario, ¿Qué aprendiste vos al ser madre? Con cariño, Analia.

246 views

Recent Posts

See All